domingo, 19 de enero de 2014

martes, 7 de enero de 2014

Laura y Carmilla: Precursora de las historias de vampiros



Ilustración de D.H. Friston de la primera publicación de Carmilla en la revista The Dark Blue en 1872.


Empezamos una linea de edición en el que hablaremos de algunos libros y personajes literarios que son destacables por iniciar o al menos tratar temas que hoy encuadraríamos dentro del campo LGBT. Tened en cuenta que lo que trataremos aquí viene de épocas y mentalidades muy distintas a la nuestra y es por eso que los prejuicios y los estereotipos en razón de la identidad sexual nos pueden chocar bastante.

Queremos empezar con Carmilla que es una novela escrita por Sheridan Le Fanu en 1872. Al ser un cuento largo, fue publicada en una colección, In a Glass Darkly. Constituye un precedente literario claro de las novelas de vampiros, de hecho es anterior al Drácula de Bram Stoker. Es bastante curioso que el "primer vampiro" sea "vampira" con componente claramente lésbico.

Sinopsis 

La protagonista, Laura, narra cómo su vida pasa de común a desconcertante y espantosa cuando aparece Carmilla, una hermosa joven que resulta ser una vampiro. Al transcurrir la historia Carmilla comienza a mostrar un comportamiento bastante romántico hacia la otra joven. 

Laura es una joven que vive con su padre y unos criados en un antiguo castillo en las lejanías de Estiria (Austria). A menudo, recuerda que cuando era una niña y estaba dormida en los brazos de una joven y se despertaba al sentir dos agujas en su cuello. 

Su vida da un giro cuando, delante del castillo donde viven, un carruaje sufre un accidente y la dama y su hija, que viajaban en él, se instalan en el castillo hasta que puedan emprender, de nuevo, el viaje. Laura y la joven, Carmilla, traban amistad, a pesar de que la nueva inquilina muestra rarezas en su comportamiento: se despierta después de mediodía y se encierra en su cuarto sin dar señales de estar en él. 

Temas 

La historia muestra muchas características del terror gótico, y resalta el estereotipo popular del vampiro y la perplejidad de los personajes frente a los sucesos sobrenaturales, y la aumenta hasta convertirse en éxtasis y terror a la vez. 

También se debe destacar que la sutil influencia de contenido erótico, que se relaciona con los vampiros, es de carácter lésbico. Sheridan Le Fanu tomó ese tema, un tabú para la época, pero supo cómo plantearlo de tal forma que el lector de la época se fuera acercando al tema. 

Precursora en su genero 

Carmilla fue una de las primeras historias de vampiros escritas, precursora de muchas obras de éxito, como es el caso de Drácula de Bram Stoker, quien se basó en muchas características de Sheridan Le Fanu para escribir su obra. Esto se resalta en el encuentro de Jonathan Harker con las vampiresas del castillo. 

Casi todos los relatos de vampiros tienen la estructura básica de Carmilla, empezando por la parte de “ataque” pasando a “muerte – resurrección” por parte del vampiro, y finalmente a la parte de “caza – destrucción” donde la criatura es perseguida para destruirla. 

Le Fanu se basó en la legendaria historia de la hermosa Condesa Elizabeth Báthory ("la Condesa Sangrienta") para crear a la bellísima Carmilla (Condesa Mircalla): detalles como la descripción física de Carmilla, el oscuro carruaje en donde pasea por la noche para seducir a sus víctimas, su tutora (madre o tía) muy parecida a Dorotoya Csentens (Darbula), o que Mircalla fuera la última de su dinastía maldita, ejemplos evidentes y similares entre historia real y literaria, al igual que el lesbianismo o bisexualidad de los personajes real y ficticio, o la aparición del gato en ambos casos, ya que se decía que en el Castillo de Elizabeth Bathory había un ejército de diabólicos gatos negros que ella conjuraba, y adquiriendo, según se cuenta, la forma de éstos para atacar, tal como hace Carmilla. 

Hay que hacer hincapié en el aspecto físico del personaje real y el literario: dama perteneciente a la alta nobleza, muy alta y con un elegante porte que roza la melancolía, pelo exquisitamente largo y negro, grandes ojos felinos llenos de misterio y muy negros, boca roja sensual y menuda, manos largas como agujas y piel blanca.

El texto que citamos a continuación es una buena muestra del ambiente que trato de plasmar el autor:

A veces, luego de un lapso de apatía, mi extraña y hermosa compañera solía tomar mi mano y retenerla con un cariñoso apretón reiterado una y otra vez; se ruborizaba suavemente, me miraba a la cara con ojos lánguidos y ardientes y respiraba tan rápido que su vestido ascendía y descendía al compás de la agitación. Se parecía a la pasión de un enamorado; me perturbaba sobremanera; era odioso y, sin embargo, arrollador; y con ojos empañados me estrechaba contra ella y sus cálidos labios cubrían mis mejillas de besos. En tales circunstancias susurraba casi sollozando:-Tú eres mía y serás mía, y tú y yo hemos de ser una sola para siempre. 

('Carmilla, Capítulo 4)

En esencia, era una forma de insinuar la idea prohibida del lesbianismo en un contexto fantástico al margen de la censura de la sociedad real.


Adaptaciones a otros medios: Tomado de Wikipedia.

Sobre los nombres de Carmilla: Tomado de Los Otros Vampiros.

Entrada sobre Carmilla apta para Emos y fans de Crepusculo: Tomado de Inciclopedia.

Sobre Laura y Carmilla en Pijama Surf: Antes de Dracula fue Carmilla.



Esto es lo que hemos encontrado buscando un poco por internet.


Reseña de Carmilla en: Memorias a Contra Luz.


Carmilla & Laura by Drunk Fu.



Carmilla by David Zahir; Debianart.

Carmilla by David Zahir; Debienart.
Carmilla & Laura by Florbe91; Debianart

Carmilla by Audrey Molinatti.


acarletgothica.com

Una versión de muñeca Carmilla.

Versión en cómic de Carmilla. Se puede conseguir: aquí.

Las bodas suelen ser parecidas



Bueno, todas las bodas son bastante parecidas. Siempre hay alguna que quisiera ser la novia, o una de las novias.
Lo mismo en el caso de chicos, cuando encuentre algo de eso lo publicare.